Comercio Local

Alcaláyanoopina.es

 Alcaláyanoopina.es

Me encontraba yo buscando esta tarde un documento por los ocultos recovecos del disco duro de mi ordenador, cuando me he dado de bruces con algo que tenía olvidado: la clave de acceso a alcalaopina.es. Hace tres años, en 2018, el Ayuntamiento abrió esta página web para facilitar la participación ciudadana en el proceso de presupuestos participativos. ¿Lo recuerdan? ¡Ah, ahora caen! Les ha pasado como a mí, que ya casi ni se acordaban. Bendita memoria la de mi ordenador portátil.

Y mira que el equipo de gobierno le dio bombo, organizando reuniones por barriadas, con la presencia de la señora delegada e incluso la alcaldesa en ocasiones… previo pago de miles de euros a una empresa para que organizara el negocio, claro, no se vayan los alcalareños y alcalareñas a pensar que todo es democracia en Alcalá de Guadaíra. “Presupuestos participativos”, lo llamaron, y las buenas gentes que acudían a las convocatorias pedían desde papeleras en sus calles hasta aparcamientos para bicicletas en parques y centros escolares.

Todo constituyó un verdadero engaño. Lo que no nos contaban era que la cantidad destinada a este ejercicio de participación ciudadana era ridícula: tan solo 150.000 euros, es decir, un 0,20% del total del presupuesto municipal. O sea, que por cada 100€, los vecinos y vecinas decidían únicamente sobre 20 céntimos. Además, el largo listado de 241 propuestas recogidas en una primera toma de contacto pasó una criba, tras la cual el equipo de gobierno tomaría en cuenta tan solo 28 de ellas.

Podríamos creer que nos estaban tomando el pelo: una cantidad de dinero ínfima, propuestas que acaban en la papelera y una empresa amiga enriqueciéndose a base de nuestros ahorros municipales… Pero no acaba ahí este cuento. Al toparme esta tarde con la clave y contraseña que a conciencia guardé, me he dirigido intrigada a la página oficial de los presupuestos participativos de Alcalá de Guadaíra: https://alcalaopina.es, por si quieren ustedes también visitarla. Cuál no ha sido mi sorpresa al descubrir que ya ni existe la página. “No se puede acceder al sitio web”, responde el explorador ante mi insistencia. Claro, esta historia no podía acabar de otra forma.

Como en la inquietante novela 1984, de George Orwell, todo rastro de este fallido proyecto alcalareño ha sido destruido para borrarlo de nuestra memoria. Para que nos enteremos de que no, de que por fin no hay duda: nuestra opinión ya no le interesa a nadie. No esperen ustedes que nadie les vuelva a preguntar su punto de vista sobre nada, porque esto pueblo no lo gobernamos nosotros. Lo gobiernan intereses espurios que nada tienen que ver con sus habitantes. Pa que les quede claro, meridiano y transparente: Alcalá ya no opina.

Compártelo

Begoña Iza

Licenciada en Historia del Arte y profesora de Geografía e Historia en el IES Albero. Activista y defensora de un mundo justo.