Comercio Local

El cordel de la Camorra

 El cordel de la Camorra

Foto: Francisco y Antonio Gavira

La ruta que proponemos tiene una longitud de 11 kilómetros (ida y vuelta) y su tiempo estimado son tres horas. El sendero comienza en la urbanización de Las Encinas o El Torreón. Cuando estemos en la entrada de la urbanización tenemos que coger por la primera calle a la derecha, de nombre Orégano. Cuando lleguemos al final torceremos a la izquierda por la calle Clavo, donde dejaremos el coche lo más al fondo que podamos.

Ya estamos paseando por una vía pecuaria, en este caso un cordel, que delimita los términos municipales entre Mairena del Alcor y Alcalá de Guadaíra. Los cordeles pueden tener un máximo de 37,5 metros de anchura. Otros tipos de vías pecuarias son: las cañadas, 75 metros; las veredas, 20 metros; y las coladas, que son cualquier vía de menor anchura que las anteriores. Estas, junto a los abrevaderos, descansaderos y majadas, constituían los caminos de paso y lugares de parada y descanso del ganado en la llamada trashumancia. Estos espacios de dominio público se han visto fuertemente intrusados por actividades de todo tipo, también ha ocurrido con el cordel que conoceremos hoy. [i]

Si es la primera vez que caminas por el cordel de la Camorra, buscando liberarte del estrés o como actividad deportiva, con seguridad conservarás un grato recuerdo y verás cumplidas tus expectativas. En todo caso, ya que cualquier camino ha sido testigo de acontecimientos a lo largo del tiempo, a pie de página señalo algunos vividos en primera persona o que me han transmitido. Unas pinceladas de vida que ilustran el recorrido y que pretenden conseguir su permanencia en la memoria.

El primer tramo, hasta la carretera de Sevilla a Mairena del Alcor, tiene un kilómetro y medio. A nuestra izquierda, durante todo el tramo, disfrutaremos de la Dehesa Nueva o de Martín Navarro. En ocasiones, las panorámicas de las encinas, acebuches, lentiscos y otras especies arbóreas son extraordinarias. El avistamiento de aves rapaces (ratonero, milano, águila culebrera, cernícalo común y primilla) se encuentra garantizado [ii]. En la parte derecha marcharemos junto a un eucaliptal, al que le sigue una amplia zona de pastizal. Las vistas, en dirección a Alcalá, son únicas [iii].

Foto: Francisco y Antonio Gavira

Mientras disfrutamos de la naturaleza podemos poner en orden las ideas, conocer nuestro entorno y reflexionar sobre por qué los caminos atraen tanto a las personas o sobre el sentido del camino del que nos habla el poeta Antonio Machado, caminante son tus huellas el camino y nada más… Así, disfrutando del camino y el paisaje, con nuestros pensamientos, llegaremos al cruce de la vía pecuaria con la carretera Sevilla–Mairena del Alcor. Estamos en una zona con historial de bandolerismo, que tenía a la cuesta de La Ligera, que le precede,como el epicentro de su actividad. Uno de los hechos que más repercusión tuvo fue un robo perpetrado en la Hacienda Nueva o Soledad en 1897. [iv]

Foto: Francisco y Antonio Gavira
Hacienda de San Agustín. Foto: En ‘Cortijos, haciendas y lagares de la provincia de Sevilla’.

Ya hemos cruzado la carretera y a un kilómetro de distancia, a nuestra derecha, encontraremos la hacienda de San Agustín. En el libro Cortijos, haciendas y lagares de la provincia de Sevilla se describe como “una de las más importantes haciendas del término municipal de Mairena del Alcor y se dice que su estado de conservación es bueno, aunque acusa diversas reformas y considerables añadidos para adaptarla a su nueva funcionalidad, fundamentalmente residencial y dedicada a la cría de caballos, y que responde a las pautas que definen la tipología de la hacienda, aunque en este caso se articula de forma anárquica en torno a un patio principal irregular. En esta ocasión no cuenta con una sola almazara sino con dos, de las que sobresalen las macizas torres de contrapeso, que son los elementos más significativos del edificio histórico [v].

 

Una vez que hemos pasado la hacienda de San Agustín, a nuestra izquierda finalizaba el camino de Pero Migo o de San Agustín, que nace en el de Matatoros, cerca de la conocida como Cruz de Otivar, y que cuenta con más de tres kilómetros trescientos metros de longitud. Este camino aparece en el Inventario de caminos de Alcalá de Guadaíra, pero no lo podemos recorrer en su totalidad, ya que se encuentra cortado. [vi]

Continuaremos de frente y a unos quinientos metros nos saldrá un camino a nuestra derecha que inmediatamente se divide en dos, cogeremos el de la izquierda para visitar las ruinas de la ermita de Belén [vii]. La zona también se conoce como la alamea Belén. Se encuentra dentro del término municipal de Carmona, a unos doscientos metros del cordel de la Camorra por el que venimos transitando. El Padre Flores, en sus Memorias, al referirse a las capillas con culto en los alrededores de la hacienda del Lavadero, que veremos más adelante, la nombra.

Ermita de Belén. Foto: Enrique J. Cuevas, agosto de 2016. Compartido en Google

 

Hacienda de San José. Foto: En ‘Cortijos, haciendas y lagares de la provincia de Sevilla’.

De vuelta sobre nuestros pasos, continuaremos por el cordel de la Camorra unos quinientos metros, hasta enlazar con la Cañada Real de Pero Mingo y Palmete, que cogeremos a la izquierda. Quinientos metros más adelante nos encontraremos con el camino de Matallana, que cruza la cañada, y que lo tomaremos a la izquierda. Hay que tener cuidado, ya que se encuentra asfaltado, aunque el tráfico es mínimo. A doscientos metros de allí estaremos ante la entrada a la hacienda de San José, edificio del siglo XVIII que se desamortizó durante el Trienio Liberal (1820-1823) y que hasta entonces había pertenecido al convento sevillano de San Basilio el Magno.

A doscientos cincuenta metros de la hacienda de San José, a nuestra derecha, continuando por el camino de Matallana, encontraremos la hacienda de El Lavadero de Santa Teresa. El Padre Flores nos habla en sus Memorias de “la hacienda del Lavadero de Santa Bárbara, conocida como el Tonelero, de D. Antonio Blomaert”. [viii]

Desde allí regresaremos sobre nuestros pasos al punto de partida, tal vez, con una mirada diferente sobre los caminos. En todo caso, ya verás cómo la jornada se te hace corta y con ganas de emprender una nueva ruta para conocer nuestro patrimonio histórico y natural.

Mapa de la ruta

 

[i] En 2007, Alwadi-ira–Ecologistas en Acción denunció, en apoyo de los vecinos de la urbanización, la ausencia de un paso elevado o subterráneo que diese continuidad a la vía pecuaria. En el proyecto de desdoble de la carretera A-398, se olvidaron de facilitar el paso y continuidad del cordel. En 2013 se puso en conocimiento del Seprona, Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra y Delegación de Agricultura, Pesca y Medioambiente de la Junta de Andalucía la usurpación del cordel, junto a la misma urbanización, donde se había intrusado con la instalación un campo de futbito.

[ii] En 2017, en respuesta a una llamada de los vecinos de la zona, el grupo ecologista denunció una corta de árboles en la Dehesa Nueva. Estuvimos en el cordel, como atalaya para intentar comprobar la corta de árboles en el interior de la dehesa y recibir a los agentes del Seprona.

[iii] Mi padre me cuenta que, en 1945, en plena posguerra, con doce años, junto con mi abuelo y una burra, estuvieron haciendo cisco al lado del eucaliptal. Mi abuelo que había perdido su medio de vida, una calera, tenía que buscarse las habichuelas como podía. Como almuerzo llevaban hojas de coles esparragadas elaboradas con pimiento molido, aceite y ajos. El hambre perduró en amplios sectores de la población durante mucho tiempo después del golpe de estado perpetrado contra la República.

[iv] En el Diario de Córdoba, de fecha 27 de agosto de 1897, entre otros medios, se hizo eco de la siguiente noticia: “Robo escandaloso – En la Hacienda Nueva, término de Alcalá de Guadaíra, se ha cometido un robo que recuerda á aquellos que hicieron tristemente célebres á los Juan Palomo y José María, terribles habitantes de Sierra Morena. En las primeras horas de la noche se presentaron en la finca referida cuatro hombres pobremente vestidos, pidiendo agua al capataz para calmar la sed. El capataz, sin sospechar nada de aquellos hombres, fue á darles de beber, cuando repentinamente uno de ellos le colocó un revólver junto al pecho, amenazando con disparar si profería la menor palabra ó articulaba un grito. Sorprendido el capataz por tan brusca é inesperada agresión, nada pudo hacer en su defensa, y otro tanto ocurrió á su mujer, á quien amenazaron con un puñal los ladrones. Estos les intimidaron para que entregaran cuanto dinero tuvieran consigo, recibiendo la llave de un mueble donde los colonos guardaban 8.000 reales, dispuestos para pagar los jornales de los operarios de la finca. Después de apoderarse del dinero, los ladrones cerraron la puerta de la casa para impedir que los robados pudieran perseguirlos, y se pusieron en precipitada fuga”.

[v] En Cortijos, haciendas y lagares de la provincia de Sevilla. Tomo 1, págs. 860 y 861. Junta de Andalucía. Consejería de Obras Públicas.

[vi] El corte del camino de Matatoros fue denunciado por la Sociedad Ecologista Alwadi-ira.

[vii] Según me cuentan, la ermita se encontraba habitada a mediados del siglo pasado por un guarda de nombre Juan de Dios, al que llamaban Pata Palo, por su minusvalía, que ejercía la guardería para varias fincas de los alrededores.

[viii] Memorias históricas de la villa de Alcalá de Guadaíra. Leandro José de Flores. Sevilla, 1833. Cuaderno 5º, pág. 9.

Compártelo

Francisco Gavira

Miembro de la Sociedad Ecologista Alwadi-Ira desde 1995, ha participado en la puesta en marcha de la Plataforma en defensa de Los Alcores y en la creación de la Plataforma contra la incineración de residuos en Los Alcores. Graduado social, actualmente desempeña su trabajo en el Instituto Andaluz de Prevención de Riesgos Laborales. En este blog, Francisco Gavira retoma uno de los principales proyectos de su hermano Antonio, quien sembró la semilla de la divulgación de la riqueza natural y patrimonial de Alcalá a través del senderismo.