Comercio Local

Entre los arroyos de Rosalejos y Guadairilla

 Entre los arroyos de Rosalejos y Guadairilla

Arroyo de Guadairilla / Fotos: Francisco Gavira

La ruta de hoy tiene ocho kilómetros, es circular y no presenta dificultad salvo en época de lluvias. Su duración es de tres horas contando con las paradas necesarias para disfrutar plenamente de la naturaleza. Desde Alcalá de Guadaíra, tomaremos la carretera de Morón para estacionar el coche en el cruce con el cordel de Mairena, junto a lo que fue el rancho de Don Paulino.

Iniciaremos el paseo cruzando la carretera en dirección al cortijo de La Viuda o del Árbol, que dejaremos a nuestra izquierda, hasta llegar al arroyo de Guadairilla, donde merece la pena pararnos unos instantes. Este primer tramo, de aproximadamente un kilómetro, cuenta con un pequeño pero interesante núcleo de palmas y espinos majuelos. A finales de mayo, la tierra calma a nuestro alrededor la vimos sembrada de trigos, girasoles y garbanzos.

Núcleo de palmas y espinos en el cordel de Mairena

La “pasá” del arroyo mantenía un charcón a la izquierda. Los carrizos, eneas o espadañas, tarajes, zanahorias silvestres, entre otras plantas, le daban un aspecto frondoso e impenetrable. Un cangrejo rojo se desplazaba en busca de un lugar más conveniente. Las golondrinas, vencejos y aviones, con sus frenéticos aleteos y bruscos giros, daban buena cuenta de la abundancia de mosquitos. También aquí, un biólogo amigo constató la presencia de nutrias por sus excrementos.

Charcón en la “pasá” del arroyo de Guadairilla
Cangrejo rojo

La ruta continúa de frente, por la vía pecuaria. En este segundo tramo vimos cómo la cochinita del carmín, Dactyopius coccus, debilitaba las chumberas, Opuntia ficus-indica. A la derecha, a unos trescientos metros, divisábamos un par de árboles, testigos delatores de la presencia de unos pozos, posiblemente en el lugar donde estuvo el rancho conocido por algunos como Rancapinos. Estamos en una zona que, a mediados de los años cincuenta del siglo pasado, formaba parte de una dehesa y cerrado de toros.

Al fondo, árboles testigos. En esa zona hubo una dehesa a mediados del siglo pasado

Pronto llegamos a un padrón formado por el arbusto espinoso llamado rhannus licioides, que hace de barrera infranqueable de las tierras que pertenecen al cortijo de Rosalejos, luego a una desvencijada verja, y a partir de aquí la impenetrable vegetación nos obliga a desplazarnos unos metros hasta conectar con el cordel de Gallegos. En este último tramo aún podemos ver algunas encinas dispersas. Sin embargo, desde la verja, los ciclistas continúan por el camino que parte perpendicular al cordel y que discurre en dirección al cortijo de la Armada.

Padrón en las proximidades del cortijo de Rosalejos
Último tramo del cordel de Mairena. Al fondo, el cordel de Gallegos

Una vez en el cordel de Gallegos, lo tomaremos a la izquierda durante un kilómetro, hasta llegar al arroyo de Rosalejos, que viene desde las tierras del cortijo de Valdivieso y de la desaparecida hacienda de Cuca Noche hasta su desembocadura en el Guadairilla, y que veremos sin agua salvo en la época de lluvias. Desde este punto proseguiremos por su margen derecha durante cuatrocientos metros. Este tramo cuenta con una olmeda tupida, salpicada de espinos, zarzas, higueras, eucaliptos, rosas silvestres y zarzaparrilla, la smilax aspera, refugio seguro y apartado para numerosas aves.

Cordel de Gallegos
Vegetación en el arroyo de Rosalejos

En la primera oportunidad vadearemos el arroyo para continuar bordeando unos olivos, que deben quedar siempre a nuestra izquierda. Después de algunas revueltas, conectaremos con el camino que nos conducirá directamente a la carretera de Morón. Continuaremos por la izquierda durante cien metros hasta llegar al arroyo de Guadairilla, que lo tomaremos por su margen derecha, en dirección a la corriente.

Vegetación en el arroyo de Rosalejos
El camino que nos conducirá nuevamente a la carretera de Morón
El Guadairilla, penúltimo tramo de la ruta

Este nuevo tramo constituye un oasis de vida, donde se encuentra el mayor tarajal, Tamarix africana, de todo el término municipal de Alcalá de Guadaíra. También cuenta con olmos, espinos y algún piruétano. Cuando anduvimos por allí, la presencia de agua era patente en todo este tramo. El trino de los pájaros nos acompañó y una pareja de ánades reales o azulones levantó el vuelo a nuestro paso.

Cuando nuevamente lleguemos al cordel de Mairena, giraremos a la derecha para alcanzar el punto de partida.

Mapa de la ruta
Compártelo

Francisco Gavira

Miembro de la Sociedad Ecologista Alwadi-Ira desde 1995, ha participado en la puesta en marcha de la Plataforma en defensa de Los Alcores y en la creación de la Plataforma contra la incineración de residuos en Los Alcores. Graduado social, actualmente desempeña su trabajo en el Instituto Andaluz de Prevención de Riesgos Laborales. En este blog, Francisco Gavira retoma uno de los principales proyectos de su hermano Antonio, quien sembró la semilla de la divulgación de la riqueza natural y patrimonial de Alcalá a través del senderismo.