El Madroño: los problemas que no cesan

 El Madroño: los problemas que no cesan

A las carencias en infraestructuras, mobiliario y material didáctico, El Madroño suma un nuevo hándicap de escolarización para el próximo curso. Los alumnos de 1º de la ESO de los colegios Antonio Rodríguez Almodóvar y Los Cercadillos no accederán a esta sección de secundaria, dependiente del IES Al-Guadaíra, por su escasa capacidad. Esta medida, adoptada por la Consejería de Educación, acarrea una nueva reorganización, que afectará especialmente a los profesores, obligados a desplazarse a tres centros para dar clase.

 

Ni la remodelación de lo que iba ser una guardería en instituto, ni la instalación de aulas prefabricadas han servido para que El Madroño oxigene el colapso que padece la educación secundaria en Alcalá desde hace más de una década. El próximo curso, 2021-2022, los alumnos de 1º de la ESO del Antonio Rodríguez Almodóvar y de Los Cercadillos permanecerán en sus respectivos colegios ante la falta de plazas en el IES Al-Guadaíra, mientras que los de 2º y 3º de la ESO continuarán en su sección dependiente e improvisada, El Madroño.

La decisión, comunicada ya por la Consejería de Educación, tendrá unas “consecuencias negativas” en la planificación y la organización educativa en El Madroño, como apuntan desde su equipo directivo. Por un lado, afectaría a los alumnos que actualmente cursan 1º de la ESO en este centro y repitan, que tendrían que regresar a sus colegios de origen, con los efectos de readaptación que esto pueda suponer. Y, por otra parte, “perjudicaría especialmente a los profesores”, que, como señala Carmen Carralero, jefa de estudios de El Madroño, “tendrían que trabajar no solo en este centro, sino también en los otros dos colegios, obligándoles a coger sus coches, por la distancia que hay, y a desplazarse, además, en los recreos, dentro del horario regular, ya que no habría tiempo suficiente entre clases”.

Según Carralero, esta medida genera un problema añadido en la calidad de la enseñanza que se imparte en El Madroño y una nueva traba para el profesorado, “que no es definitivo y, por tanto, no se quiere quedar en este centro”. Problema que se suma a una larga lista de deficiencias, entre las que destacan la presencia de caracolas –a las que se ha regresado tras solventarse el incidente de la regleta de plástico que se desprendió y golpeó a una alumna en octubre de 2019–, un patio minúsculo para el recreo y los ejercicios de Educación Física –deben desplazarse para ello a un parque externo, “con los riesgos que conlleva”– o la carencia de biblioteca, laboratorio, gimnasio o aula de tecnología.

La nueva medida de dejar a los alumnos de 1º de la ESO en el Rodríguez Almodóvar y Los Cercadillos perjudicaría especialmente a los profesores, que tendrían que desplazarse a estos centros desde El Madroño en los recreos, dentro del horario regular.

Carmen Carralero
(Jefa de Estudios de El Madroño)

Como refiere Carmen Carralero, “desde el Ayuntamiento se nos aseguró que algunas de las obras, como las del laboratorio, muy necesario porque ya se da Física y Química, estarían para este curso, pero aún seguimos esperando”. Del mismo, las madres y padres de alumnos se han movilizado ante la falta de una biblioteca, “buscando, al menos, un punto de lectura para los alumnos, e intentando comprar estanterías con dinero de su bolsillo”.

Otro obstáculo, en palabras de Carralero, es el de “la rotación de los alumnos” a lo largo del curso por las distintas aulas de El Madroño, que provoca “no tengan un anclaje, una clase propia”; o la demanda de cuatro pizarras digitales –ahora solo existen tres para siete aulas–, material didáctico de apoyo, diccionarios… O bien, la escasa insonorización de las aulas, que hace que retumben voces y ruidos externos; o la inexistente conexión wifi, que no se ha efectuado, a pesar de que se hizo la instalación previa.

El nuevo instituto, “sin marcha atrás”

Por su parte, la directora del IES Al-Guadaíra, María Jesús Campos, recalca esas carencias y refiere las promesas que se hicieron desde el Ayuntamiento para tener disponible la pista deportiva este mismo curso. Algo que todavía está pendiente. Asimismo, lamenta “los problemas de organización” que se producirán el próximo curso, sobre todo, “a la hora de organizar horarios” para los profesores repartidos en tres centros: El Madroño, Antonio Rodríguez Almodóvar y Los Cercadillos.

Sobre la construcción del nuevo instituto, Campos recuerda que la fecha fijada por Delegación para su puesta en funcionamiento es 2022-2023, y asegura que, en este sentido, “no puede haber marcha atrás”. En torno a los rumores de que no se hiciera realidad ese nuevo centro en Alcalá, por la pérdida actual de líneas de primaria y el decrecimiento de la natalidad, la directora del IES Al-Guadaíra señala que, “aun así seguiría siendo necesario el instituto, ya que falta una amplia oferta de FP” en la localidad, lo cual “obliga a muchos alumnos a desplazarse a otros puntos de Sevilla y la provincia” para cursar esa formación profesional.

Compártelo

Redacción

Revista digital de Alcalá

Related post