Comercio Local

Kalishkla: “Nos apetece mimar este proyecto, es nuestra forma de combatir”

 Kalishkla: “Nos apetece mimar este proyecto, es nuestra forma de combatir”

De izquierda a derecha, Lolo Conde, Jimmy González, Santi Camps. Sentado, Óscar Álvarez Rifjberg / Fotos: Asociación Fotográfica Alcalareña (AFA)

Todo comenzó con una canción de Björk. En 2008, Lolo Conde y Óscar Álvarez Rifjberg escucharon algo parecido a “kalish kla” en un tema de la artista islandesa, les sonó exótico y tuvieron “excusa” para bautizar el proyecto que maduraban. La iniciativa musical de estos alcalareños tenía una base ecléctica de jazz, con letras en castellano, pensada para disfrutarse en directo.

Sin embargo, el recorrido de Kalishkla fue breve. Lolo y Óscar emprendieron sendas diferentes, que ahora, doce años  después, vuelven a cruzarse. A la nueva aventura se suman Jimmy González y Santi Camps, y los resultados ya empiezan a saborearse, a escucharse. El cuarteto estrenó el pasado 9 de diciembre el single “Un poco más fácil”, toda una declaración de intenciones para esta remozada banda con visos, esta vez sí, de continuidad.

¿Qué ha motivado este reencuentro de Kalishkla?

Pues este bendito reencuentro fue, en cierto modo, una casualidad y un cúmulo de circunstancias. Óscar regresó de Dinamarca después de doce años. Allí completó sus estudios de piano y desarrolló su carrera. Decimos casualidad, porque en principio él venía para unos días y finalmente decidió quedarse. Esta situación, unido a que actualmente Óscar y Lolo son compañeros de casa, hizo irremediable que volvieran a tocar y escribir música juntos. Kalishkla siempre estuvo muy presente en sus cabezas durante todos estos años. Era un proyecto que se quedó en el tintero.

Con la incorporación de Jimmy González y Santi Camps, ¿hay también nuevo enfoque musical?

Absolutamente. Después del paso de tantos años, la evolución como músicos dictó el nuevo enfoque musical. Jimmy y Santi eran las piezas indispensables que faltaban. Terminó de cuajar la idea del clásico trío de jazz con un vocalista. La propuesta estaba clara, jazz actual con letras en castellano. Todos los componentes de este grupo aportamos nuestra vivencia profesional y gusto musical, que hace que se cree una identidad propia.

Foto: AFA

Habéis lanzado “Un poco más fácil”, un single compuesto en pleno confinamiento. ¿Qué os llevó a completar la producción en estudio y a grabar vídeo?

“Un poco más fácil” nace en una de tantas noches de música en casa de Lolo y Óscar. En cuanto pudimos encontrarnos los cuatro comenzamos a trabajar en la forma de esta canción y otras muchas. Era necesario plasmar todo este trabajo y decidimos invertir para hacerlo de la mejor manera posible, dentro de nuestros medios. Tuvimos el placer de grabar en Tempo Estudios, contar con Brocha Gorda Films para el vídeo, y se unió a nuestra pequeña familia Fabián Romero en la técnica y producción. Una pequeña familia que se ha ido formando a lo largo de todo este proceso de producción, a la cual se unen grandes profesionales en su materia y grandes amigos, como son Patricio Martín al diseño e ilustraciones, Eva Tirado en comunicación e Inés Hermida con la fotografía.

La letra de este nuevo tema remite a libertad, a coger las riendas de nuestras vidas y a hacer todo más sencillo para ver con más claridad. ¿Se podría decir lo mismo de Kalishkla, en vuestra evolución como músicos? ¿Os habéis “desprendido” de mucho?

Kalishkla debe ser libertad. No puede ser de otra manera. Cada uno de nosotros como músicos hemos aprendido y desaprendido muchas cosas. Por esa regla de tres, podemos decir que nos hemos desprendido de cosas. Al mismo tiempo, hemos ganado otras muchas, tiene que haber un equilibrio. Esta letra sale de un poema de Mariano Valverde, que Lolo adaptó y añadió versos para realzar el mensaje de esta canción. Un mensaje que nos parece muy potente y muy necesario en los tiempos que vivimos.

Vuestra seña de identidad, tendente al jazz y a la improvisación, sigue presente. Ahora se añaden toques tribales, con la percusión de Jimmy González. ¿Cómo encajan esos sonidos? ¿Ha habido algún referente especial a la hora de crear esa melodía? ¿O hay más de cosecha propia, de vuestras propias inquietudes?

El jazz es un estilo musical que ya engloba sonidos africanos y europeos. En ese aspecto no estamos inventando nada. La canción está basada en un tono pedal, al cual lo acompañan tablas indias que Jimmy reproduce desde su Wavedrum. Todo esto crea un mantra y origina cierto misticismo. Ahí se crea esta especie de himno, que abre la canción. Lolo utiliza una pedalera de efectos para la voz que ayudan a realzar toda esta atmósfera. Estos dos elementos digitales nos ayudan a crear nuevas texturas sonoras, algo que nos parece muy interesante.

Foto: AFA

 ¿Va a tener continuidad Kalishkla? ¿Cuáles son los próximos objetivos?

Sin duda, esto es solo el principio. Tenemos más vídeos y canciones en la recámara que irán viendo la luz poco a poco. Mientras toda esta incertidumbre mundial se va resolviendo, iremos desvelando todas las aristas de Kalishkla. Y, por supuesto, tocar en cuanto se pueda. Somos un grupo que debe ser consumido en directo.

 Y aunque sea la pregunta de marras en este momento, pero ¿cómo afrontáis esta nueva etapa de espacios cerrados y escasos conciertos? ¿Cuál es vuestro “plan b”?

 A decir verdad, como todo el mundo, con mucha confusión con respecto a la situación global. Lo importante para nosotros es no quedarnos quietos y mantenernos activos. No nos basamos en un “plan b”. Nuestro objetivo actualmente es mostrar nuestro trabajo y disfrutar plenamente de ello.  Los cuatro componentes somos trabajadores de la cultura y nos apetece mucho mimar este proyecto. Es nuestra forma de combatir. No puedes controlar lo que te rodea, pero sí puedes decidir cómo interactuar con ello.

Compártelo

José Romero

Periodista y guionista, coordinador de '41500 Revista digital de Alcalá'