Comercio Local

Nuevos juzgados en Montecarmelo: ¿otra oportunidad perdida para el Centro?

 Nuevos juzgados en Montecarmelo: ¿otra oportunidad perdida para el Centro?

Plano del nuevo proyecto del Palacio de Justicia en Montecarmelo

El pasado 26 de febrero, el Ayuntamiento de Alcalá y la Delegación Territorial de Justicia en Sevilla anunciaban la unificación de los cuatro juzgados de la localidad en una nueva sede, que se situaría en la calle Italia, en la zona de Montecarmelo. Dispersos hasta hoy en dos edificios distintos (los juzgados 1 y 2 se encuentran en un inmueble antiguo de la Plaza del Duque, con notables carencias; mientras que los juzgados 3 y 4 se hallan en un edificio municipal de la calle Rafael Santos, con nula capacidad de crecimiento), el nuevo y agrupado Palacio de Justicia alcalareño estaba marcado en la agenda de proyectos urgentes de la ciudad desde 2003.

Sin embargo, no ha sido hasta hace unos días cuando se ha retomado la iniciativa de una nueva infraestructura judicial, que cuenta ya para este año 2020 con una primera partida presupuestaria de 50.000 euros por parte de la Junta de Andalucía. Con este dinero se acometerían los estudios del terreno antes de elaborar el anteproyecto. La nueva construcción, según apunta la Corporación municipal, se levantaría en un parcela de 2.900 metros cuadrados cedida por el Ayuntamiento a la Junta, y destacaría “por sus buenas conexiones con el área metropolitana a través de la A-92 y la SE-40, a pocos metros de la estación de Metro”. Además, el diseño incluiría la “posibilidad de crecer para alojar otros dos juzgados más que se prevén serán necesarios en los próximos años en virtud del crecimiento poblacional e industrial de la localidad”.

El delegado territorial de Justicia, Javier Millán, visita, junto a miembros del equipo de gobierno, la zona donde se ubicaría la nueva sede judicial

A pesar de que Miguel Ángel Reyes, director general de Infraestructuras Judiciales, ha indicado que “el compromiso de la Junta es firme”, la noticia de los nuevos juzgados ha sido tomada con desconfianza, especialmente por parte de vecinos y profesionales del Centro de Alcalá. Estos cuestionan la idoneidad de la ubicación de la nueva sede judicial, en clara dependencia con un incierto desarrollo urbanístico de Montecarmelo. Expansión que, como pregona el equipo de gobierno, iría de la mano de la estación terminal del Metro y “la construcción de un gran aparcamiento que dará servicio a la misma, y de una zona de viviendas, la mayoría protegidas”.

Pero, además del recelo, los vecinos y profesionales del Centro suman una serie de críticas a un proyecto que se demandaba para la antigua comisaría de la Policía Nacional en el Derribo. Llevar los juzgados a Montecarmelo lo consideran “un error” y “una oportunidad perdida para un Centro cada día más abandonado”. Ya en 2006, durante la alcaldía de Antonio Gutiérrez Limones, se anunció que el histórico inmueble, diseñado por Juan Talavera en 1925, sería rehabilitado “en poco tiempo” como nuevo Palacio de Justicia. Incluso, durante unos meses, en plena campaña de las municipales de 2007, de la fachada del edificio colgó un cartel que indicaba «Aquí nuevos Juzgados», con el que se intentó alimentar la ilusión de recuperar el edificio, adjudicándole un uso de servicio público.

Los vecinos del Centro llevan años reivindicando la recuperación de la antigua comisaría de Policía

No obstante, ese proyecto para la que también fuera Casa Cuartel de la Guardia Civil se quedó paralizado muy pronto por problemas urbanísticos y una escasa planificación. A la vista de su descomposición, el Ayuntamiento decidió apuntalar el inmueble en marzo de 2010. La Corporación alegó entonces estar a la espera de la respuesta de la Junta. Finalmente, en julio de ese año, un informe negativo de la Junta, que aducía problemas de espacio, desbarató el proyecto y dejó al histórico edificio aún más abandonado, en desuso y sin mantenimiento, expuesto a expolios de su mobiliario y a ser cobijo provisional para personas sin hogar. 

Ahora, con el anuncio de la nueva construcción del Palacio de Justicia en Montecarmelo, las escasas opciones que existían para rehabilitar la comisaría del Derribo se desvanecen por completo. Uno de los elementos arquitectónicos más señeros del regionalismo en Alcalá, catalogado y protegido, seguirá siendo, en palabras de los vecinos, “un símbolo de la degradación del Centro”.

Compártelo

Redacción

Revista digital de Alcalá