Comercio Local

Patricia Segura: “Ahora es importante poner el foco en las personas mayores y no quitarlo”

 Patricia Segura: “Ahora es importante poner el foco en las personas mayores y no quitarlo”

Patricia Segura, junto a su compañero Arturo Menor durante el rodaje del corto ‘La despedida’

A Patricia Segura (Alcalá de Guadaíra, 1983), el confinamiento le sorprendió trabajando en un cortometraje que trata sobre la soledad en la que viven muchas personas mayores; asunto que, con más de 3.600 fallecidos en residencias y otras miles de historias dramáticas y desconocidas, ha cobrado actualidad en las últimas semanas. Osteópata inquieta, autora de un libro de microrrelatos titulado Todo llega y presentadora del programa ‘Despacito y con buena letra’ de Radio Guadaíra, Patricia Segura debuta ahora como directora de un proyecto que aún se encuentra en fase de montaje, con el que espera “despertar conciencia” en torno a aquellos que “siempre han estado ahí para ayudarnos”.

 

Algunos podrán pensar que lo tuyo es una iniciativa oportunista, dada las circunstancias actuales. Pero lo cierto es que llevabas tiempo dándole forma a ese corto. ¿Cómo surge?

La idea de tratar no solo el abandono de las personas mayores, sino también la soledad o la incomprensión que sufren viene de hace mucho tiempo. Surge de una forma más concreta a raíz de Todo llega, el libro que publiqué en marzo de 2019. Me he basado en un microrrelato que se llama ‘La despedida’, igual que el corto. En él se habla de una mujer que vive sola, con independencia y libertad, pero que va viendo que su salud ya no es la misma. Ella va todos los días a la azotea de su casa, que es su espacio meditativo. Y en un momento dado sube a despedirse. Después de presentar este libro, Patri Robles, que es la compañera encargada del montaje del corto, me propuso hacer algo con esa historia, porque le gustaba mucho. Y dándole vueltas, también se lo comenté a Arturo Menor, que es amigo, director de documentales y ha sido el operador de cámara en el corto. Le pareció buena idea y quiso participar también. 

Sin desvelar demasiado, ¿qué mensaje te gustaría transmitir? O bien, ¿qué debate quieres abrir?

Es una historia hecha para despertar conciencia y plantear preguntas en cuanto a la forma en que se trata a las personas mayores. Si es la “adecuada” o no. Si consideran que sus mayores tienen cuidado, afecto… Si tienen comprensión, si hay amor, si ven que sufren en soledad… Si visitan asiduamente a los que están en residencias.

Ahora, quizás más que nunca, se ha puesto el foco en ese tema, cuando debería ser una constante.

Creo que ahora existen dos vertientes: la de las personas que están ocupándose de los mayores como quizás no lo habían hecho anteriormente, pero también existe un abandono más fuerte en las residencias, por ser personas de riesgo que pueden contraer el virus. La mía es una historia, que, como muchas otras, habla de la vejez y el abandono. Si antes era importante, ahora debería serlo más, y no porque sea un tema del que hay que hablar, sino porque realmente son las personas más vulnerables con esta infección. Es importante poner el foco y no quitarlo.

A veces se nos olvida que llegaremos a ser mayores en algún momento y necesitaremos ayuda. Ese “you´ll be older too” que cantaba Paul McCartney en ‘When I´m 64′ pasa desapercibido para muchos.

Por suerte, en mi familia he aprendido que las personas mayores son muy importantes. Antes siempre había una persona mayor en las casas. Y además, lo que ellos decían iba a misa. Sigue pasando en familias gitanas. Era algo natural en la gran mayoría de casas. Ahora no, por las circunstancias que sean. Pero hay que replantearse eso, porque tienen mucho que decir. Esas personas necesitan también comprensión, amor. No es solo “ya le he dado de comer a mi padre o a mi madre”, sino pensar que esa persona sigue siendo válida y también necesita su espacio.

¿Crees que cambiará la percepción en torno a los mayores después de la pandemia?

Si no lo creyera, no hubiera hecho este corto. Es mi granito de arena con los más necesitados. Cualquier cosa que hagamos siempre suma. Y es uno de los motivos por lo que lo he hecho. Este confinamiento nos está enseñando a poner la atención no solo en las personas mayores, sino también en nuestra familia, nuestros amigos o incluso en nosotros mismos, para decir: “Ostras, a lo mejor yo necesitaba más tiempo para mí o necesitaba un parón, porque tenía demasiado estrés en mi vida”. Si esto nos sirve para poner el foco en estos temas, bienvenido sea.

Al comienzo de esta crisis por el coronavirus, se pudieron leer comentarios crueles que minimizaban el problema, porque les afectaba principalmente a los mayores. Todavía se ven testimonios de ese tipo, que deshumanizan…

Si en el punto en el que estamos del confinamiento, eso es con lo que se quedan algunos, es que no han aprendido nada. Al menos a mí, lo que me han enseñado las personas mayores es que siempre están dispuestos a luchar por nosotros, a dar la cara por la familia, por sus vecinos… Son muy dados a ayudar. El mensaje más grande que nos dejan a día de hoy es que siguen saliendo a la calle para luchar por pensiones que nos beneficiarán a nosotros. Intento no quedarme con esos comentarios y esas personas, porque no han aprendido nada. Mi energía intento ponerla en ayudarlos y unirme a la gente que piensa como yo.

¿Quiénes te han acompañado en este proyecto? Me consta que hay más representación alcalareña en el trabajo.

De Alcalá son Patri Robles, que, como he dicho, se ha encargado de la edición, el montaje y la foto fija; Álvaro Gandul, que ha compuesto la música original en su propio estudio, y Carmen Espejo (flauta travesera), que ha intervenido en la música, muy importante en este corto, por lo que aporta al lenguaje no verbal. Los actores han sido Pepi Bobis, que, aparte de formarse en la escuela de teatro, ha publicado dos poemarios; y Pier Mario Salerno, director y profesor del Aula de Teatro de la Universidad Pablo de Olavide. También han participado Arturo Menor (cámara, iluminación y audio directo), Nieves Acosta (música y canción orginal), Laura Castillo (violín), Julia Elena Núñez (violonchelo) y Antonio Cruz (script). En la localización han colaborado Emilio Pérez Romero y Gracia Fernández García, que nos han ayudado a rodar en su “casa museo”, que está en la calle Viriato de Sevilla.

Por último, ¿qué hace una osteópata como tú rodando un corto como este?

Era una asignatura pendiente para mí. Me gusta el audiovisual, estoy en la radio, también estoy preparando un segundo libro… Es una manera de visibilizar temas que me preocupan, y lo hago de diferentes formas. En el corto, con algo que me preocupa y me ocupa, además. Empatizo mucho con la gente que realmente lo pasa mal. Considero que nos encerramos en hacer solo una cosa. Y las preguntas típicas de “¿tú qué eres? ¿a qué te dedicas?” no me gustan. Me da igual si esto está relacionado o no con mi rama, siempre que sean asuntos interesantes y que aporten. 

Compártelo

José Romero

Periodista y guionista, coordinador de '41500 Revista digital de Alcalá'