Comercio Local

¿Quién teme al lobo feroz?

 ¿Quién teme al lobo feroz?

“La violencia no tiene género”, “Hay muchas denuncias de maltrato falsas”, “Las feministas son feminazis”. Una profesora alcalareña y coordinadora de Coeducación se despide en julio del claustro, de sus compañeras y compañeros durante este duro curso, y les manda ánimos para afrontar estos comentarios falaces que seguro algún cuñado –muy listo él– sacará a colación en verano para dar la lata… La docente envía una guía de respuestas útiles contra quienes tergiversan la lucha y los propósitos feministas, y lo hace con un natural guiño de complicidad, dando por hecho que el claustro de su instituto comulga con unas ideas tan humanas y justas: la igualdad entre mujeres y hombres. Pero resulta que la profesora en cuestión es denunciada por la ultraderecha por difundir una guía útil contra el cuñadismo machista.

En el comunicado de prensa la agrupación de ultraderecha alcalareña campa a sus anchas grosera, insultante, obscena. Transmite un rencor y un desprecio nunca vistos antes en el escenario público de nuestro pueblo, o quizá no sea algo tan nuevo si recordamos los viejos tiempos. Porque la ultraderecha atacando y depurando docentes es, de hecho, un asunto muy viejo: Hitler, Franco, Pinochet… Aún más cerca en el tiempo tenemos a Bolsonaro, presidente de Brasil, cuya principal iniciativa educativa es atacar el supuesto “marxismo cultural” que rige en las escuelas y recortar presupuesto de las universidades para así acabar con cualquier forma de protesta.

En resumen: la extrema derecha de Alcalá sigue las pautas de la ultraderecha tradicional. No es este un caso puntual que se pueda solucionar haciendo oídos sordos, sino el comienzo de su firme propósito de amedrentar docentes y atacar, señalar, excluir a los que defiendan los derechos humanos universales, más aún si se trata de la escuela pública. Ante esta grave situación de confrontación en que la ultraderecha nos sitúa, debemos hacernos importantes preguntas: si ya atacaron la educación en valores con el veto parental en Murcia, si esta vez ha sido la coeducación en Andalucía, ¿cuáles serán las siguientes propuestas? ¿Acabar con la educación sexual en un país con un problema enorme de violencia sexual? ¿Eliminar del temario la teoría de la evolución? ¿Revisar la historia del golpe de Estado fascista de 1936 y la Guerra Civil?

Hay una sola respuesta a todas estas cuestiones: el posicionamiento bien explícito individual y colectivo contra la ultraderecha. Todas las dictaduras han intentado reprimir la labor de los profesionales de la enseñanza, pero afortunadamente nos encontramos en una democracia y todas y todos podemos defender nuestra postura, ya sea el feminismo, el ecologismo, la sanidad universal, o cualquiera de los valores democráticos que a ellos les enervan. Podemos y debemos hacer nuestra postura pública y organizarnos. ¿Qué hemos de temer? Vivimos en un Estado de derecho que nos garantiza la seguridad y la libertad de pensamiento. Tenemos las razones, las leyes e instituciones nos amparan. Es nuestra responsabilidad trabajar juntos, dar ejemplo y dejar a las siguientes generaciones un pueblo en el que se pueda luchar por causas justas sin nada que temer.

Compártelo

Begoña Iza

Licenciada en Historia del Arte y profesora de Geografía e Historia en el IES Cristóbal de Monroy. Activista y defensora de un mundo justo.