Comercio Local

San Mateo: los “lugares” del patrón de Alcalá

 San Mateo: los “lugares” del patrón de Alcalá

Próximamente nuestra ciudad celebrará, de puertas para dentro, la festividad de su patrón y lo hace el día que, como tradición, Alcalá conmemora la entrada al mundo cristiano, 21 de septiembre de 1246, cuando el rey San Fernando o Fernando III de León o de Castilla entra en la villa, por entonces, musulmana. Dicho rey conquistador está enterrado en la catedral de Sevilla, en una hermosa urna realizada por Laureano de Pina, en la Capilla Real, a los pies de la patrona de la Archidiócesis de Sevilla, la Virgen de los Reyes.

San Mateo fue uno de los doce apóstoles, y su nombre traducido significa “Don de Dios”. Tuvo una vida azarosa y, según varias fuentes, como los Evangelios, predicó por África y pudo morir en Etiopía, o bien en la ciudad de Hierápolis, actual Turquía. Esta ciudad, la cual visité en el 2011, es un extraordinario fresco de la historia romana, ya que cuenta con una grandiosa necrópolis y es famosa por un capricho de la naturaleza como son las piscinas naturales llamadas “Castillo de algodón” (Pammukale), por el color blanco de sus piedras.

Piscinas naturales de Pamukkale
El color blanco que recubre el suelo y las paredes se debe a un fenómeno geológico debido a la precipitación de bicarbonato y calcio. En lo alto de la pequeña cima se encuentra la ciudad de Hierápolis
Plano de la primitiva iglesia bizantina construida sobre donde fue, supuestamente, martirizado San Felipe y, según algunas crónicas, también San Mateo
Ruinas de la iglesia de San Mateo, que tenía forma octogonal
Vista desde las gradas superiores (“summa cavea”) del teatro romano de Hierápolis

Posteriormente, como tantos otros santos cristianos, sus restos descansan en Italia, más concretamente en la bella ciudad de Salerno. Ésta se ubica en la región de la Campania, muy cerca de su capital, Nápoles. En su catedral, que data de 1084, se encuentra la tumba de nuestro apóstol patrón. Para poder ver el lugar de su enterramiento se tiene que bajar a la cripta. Según una tradición, durante muchos siglos se produjo el milagro del “maná de San Mateo”, por el cual del lugar de sus restos salía un líquido transparente e inodoro, y todavía en el lugar existe el cuenco donde se depositaba el líquido, que, según dicen, era muy milagroso. Este hecho dejó de producirse en torno al año 1830. Por lo que ya tengo en mi lista de destinos el visitar Salerno próximamente para poder completar la zona, puesto que ya conozco Nápoles y la costa amalfitana.

Atrio de la catedral de Salerno
Cripta de la catedral de Salerno, donde se encuentra la tumba de San Mateo

Salerno y Alcalá comparten al mismo patrón y lo veneran cada 21 de septiembre, y esto demuestra las historias paralelas que existen en nuestro rico y vasto patrimonio de la cultura mediterránea.

Compártelo

Alberto M. Falcón Olías

Podólogo, enfermero y profesor alcalareño