Comercio Local

Tags : José Antonio García Cordero

Clausuras

Hacía mucho que no pensaba en ella. Tanto, que he tenido que hacer un esfuerzo para recordar su nombre. La última vez que la vi debió de ser en el año de su graduación, allá por el noventa y uno o noventa y dos. Mediaba junio, de eso estoy seguro, pues yo andaba empantanado en […]Leer más

Poeta y gitano

Quien nos mira desde esta vieja fotografía, al otro lado del tiempo, es –o fue– don Manuel Fernández García, el poeta gitano de Alcalá. Poeta y gitano, dos formas complicadas de manejarse en la vida. Luce aquí, sin embargo, don Manuel con una modesta e inapelable prestancia que parece negar, o al menos dejar muy […]Leer más

Trenes perdidos

El viejo tren de Alcalá se paró definitivamente en la estación de San Francisco de Guadaíra allá por el año 1975. Ya para entonces apenas recogía en su ruta a unos pocos viajeros nostálgicos –menos seres de carne y hueso que sombras– y salvo su inevitable aura romántica, poco o nada conservaba de aquel ingenio […]Leer más

1987: Crónica de la primera Feria de Alcalá en San

A mediados de los años ochenta, la continuidad de la Feria en el Castillo era inviable. Las razones para trasladar la sede desde tan emblemático lugar al actual recinto de San Juan parecían contundentes. El primero y más claro de los motivos tenía que ver con el crecimiento de la población de Alcalá. De los […]Leer más

Rocío, la vuelta

En estos días, en esta semana, la Hermandad del Rocío hubiera vuelto de su romería, de su caminar por las blancas arenas, y el Bendito Simpecado se hubiera depositado en su casa, la parroquia de San Agustín, a la espera de una nueva romería. Pero ya todos sabemos, que este año no será como siempre: […]Leer más

Un Rocío diferente

“Un miércoles de mayo por la mañana…” Así reza una tradicional sevillana escrita por el gran compositor José María Jiménez Oliva para el coro de la Hermandad del Rocío de Alcalá de Guadaíra a mediados de los años ochenta. Este 2020 no se podrán escuchar estas sevillanas por las calles de nuestra ciudad, ni el […]Leer más

La carretera vieja

Fui miope precoz; uno de aquellos párvulos de gafas de culo de botella y montura de carey que lucían invariablemente serios en las fotos de grupo de fin de curso. Cinco primaveras tenía cuando me calzaron mis primeras lupas, casi recién llegado a aquel colegio inhóspito y asoleado, y un poco demasiado grande para mis […]Leer más

Piel de perro

Para los que desbravamos nuestros primeros años en aquellos destartalados barrios de los setenta y ochenta, la vida estaba siempre ahí fuera, más allá, y había que salir a buscarla. La casa era apenas un lugar al que volver: la provisoria certidumbre de lo conocido y pactado; una suerte de remanso de tiempo en el […]Leer más