Comercio Local

‘Tira y afloja’ políticos en tiempos de coronavirus

 ‘Tira y afloja’ políticos en tiempos de coronavirus

Los vecinos de Alcalá tuvimos conocimiento este jueves, un poco antes de las nueve de la noche, del primer fallecimiento de uno de los nuestros por coronavirus. O mejor dicho, de las nuestras, ya que según anunció la alcaldesa, Ana Isabel Jiménez, en sus perfiles de redes sociales, la fallecida es “una mujer mayor”.

Hasta aquí podría pasar todo por normal, ya que en los tiempos que corren las redes son instrumentos valiosísimos de comunicación empleados a diario por corporaciones públicas y privadas, si no fuera porque la alcaldesa apostilló su mensaje con un “No tengo más datos, la información no nos llega por el cauce oficial. Mi más sentido pésame a la familia en estos momentos tan duros”. No sé a ustedes, pero a mí se me queda un regusto amargo, muy amargo, cada vez que lo leo.

La situación que atravesamos está siendo extremadamente dura y, por supuesto, parto de la certeza de que también lo es para la alcaldesa y el equipo de gobierno, pero precisamente por eso ahora más que nunca se deben cuidar el discurso y las formas. Cada gesto cuenta. Cada palabra importa. ¿De verdad era necesario hacer esa referencia a la ausencia de información oficial? Porque si la información no es oficial, quizá no hay que darla. Al menos si se es la máxima responsable del gobierno de la localidad.

De hecho, fue la propia alcaldesa la que sólo un día antes manifestó públicamente que “debe ser la administración competente la que ofrezca estos datos, para que la difusión en una materia tan sensible se ajuste a las fuentes oficiales”. ¿Qué cambió de la noche a la mañana?

Pues quizá el aumento de las presiones y las críticas hacia la corporación municipal por la falta de información oficial sobre la afectación del coronavirus en la localidad. El mismo miércoles, la portavoz del Partido Popular alcalareño, Sandra González, criticó duramente la gestión del gobierno municipal alegando que “es incomprensible que todas las poblaciones con casos positivos y aislados tengan y publiquen con exactitud los datos, y en Alcalá se alegue que ‘no se tienen datos por falta de información de la autoridad sanitaria competente’”.

A este respecto, cabe mencionar que, efectivamente, a día de hoy se conocen los datos del COVID-19 por comunidades e incluso por provincias, pero ahí acaba el desglose. ¿Por qué? Según Juanma Moreno, presidente de la Junta de Andalucía (la administración autonómica es la responsable de ofrecer los datos), porque podría “estigmatizar”. “Desde el punto de vista de la convivencia, no aporta nada especial”, declaró este mismo jueves en esRadio.

Vaya por delante que no comparto en absoluto la postura del presidente andaluz. El derecho a la Información es un derecho fundamental reconocido en nuestra Constitución, más si cabe cuando hablamos de datos públicos, datos que son de todos. Suyos y mío. Conocer el número de afectados por coronavirus en cada localidad podría ayudar, por ejemplo, a reforzar acciones de prevención o a desviar recursos de zonas menos afectadas a otras especialmente castigadas.

El desacuerdo con la postura del gobierno autonómico, no obstante, no puede conducir a dar pasos impropios de representantes públicos. Entiendo que la alcaldesa quiera transmitir su pésame a la familia de la fallecida –supuestamente por el COVID-19–, pero eso podría haberlo hecho en privado. Y si lo hizo en privado, haberse quedado ahí. Porque, ¿qué beneficio se consigue al publicar en redes un mensaje de pésame en el que se reconoce la no oficialidad de la información? Por muchas vueltas que le doy, sólo encuentro beneficios personales para la alcaldesa. Porque:

  1. Si la información no es oficial y, por tanto, no se tiene seguridad absoluta de su veracidad, la máxima responsable de la política municipal no debe ofrecerla.
  2. Si la información no ha llegado por los cauces oficiales pero se ha podido contrastar su absoluta veracidad a través de fuentes directas (los afectados), carece de sentido apostillar en redes que no se ha conocido por los cauces oficiales. A no ser que lo que se pretenda con el mensaje no sea tanto dar el pésame y ofrecer información a la ciudadanía como utilizar el hecho para justificar unos planteamientos políticos. O sea, que no eres tú quien no quiere dar la información, si no que son otros los que te obligan a hacerlo. Tira y afloja políticos también en tiempos de coronavirus.

La política municipal es la de los pequeños gestos, la de la cotidianidad, la de las acciones chiquititas pero imprescindibles para construir y levantar un país. Cada detalle importa. Especialmente ahora que atravesamos momentos de tanta incertidumbre y desasosiego. No es tiempo de peleas que nada aportan a la ciudadanía, sino de buscar soluciones que mitiguen el sufrimiento ciudadano. Colaboremos, arremanguémonos, rememos en la misma dirección. Ya llegará la época de los reproches.

Compártelo

Virginia Simón

Periodista, experta en Dirección de Comunicación Empresarial e Institucional. Alcalareña de nacimiento, ha desarrollado su carrera profesional entre la información deportiva, la comunicación corporativa y los nuevos formatos de comunicación en la era digital. En su proyecto más reciente, el programa de televisión 'Escala Sur', compartió espacio con el también alcalareño Roberto Leal. En constante proceso de formación y aprendizaje, defiende la palabra como una de las herramientas más valiosas del ser humano. Y es que, por la comunicación los conoceréis.