Comercio Local

Un lugar en la memoria

 Un lugar en la memoria

Bautizo en la antigua Venta Paché, junto a la estación de bombeo de aguas del Adufe

Es natural que por las fechas navideñas nos acordemos de nuestros seres queridos, pues son unas fiestas tradicionalmente familiares y, más aún, cuando en tiempos de pandemia no nos podemos reunir en la cantidad que todos deseamos.

Buscando en la vieja lata de membrillo –dónde mejor se conservan nuestras añejas fotografías–, me encontré con un verdadero tesoro, por muchos motivos. Se trata de una fotografía fechada en torno a 1915, que, según testimonios orales, se corresponde al bautizo de mi abuelo, Alberto Falcón Rivas (1915-1987), persona a la que apenas conocí, pero de la que tengo vagos recuerdos sentado ya muy mayor en su mecedora. La fotografía es un gran documento etnográfico y hasta antropológico. Se celebra la “toma de las aguas” del primer hijo del joven matrimonio formado por Alberto Falcón Jiménez (1888-1970) y Encarnación Rivas Gómez (1891-1954). La austera celebración fue costeada, en parte, por el hombre que aparece sentado con pajarita, traje blanco y con su característico gorro con visera, que era el jefe de la estación de bombeo de aguas del Adufe, propiedad, entonces, de la compañía inglesa de aguas potables The Seville Water Works; un interesantísimo edificio, ejemplo de arquitectura civil inglesa, que es encuentra a orillas de nuestro río Guadaíra.

En dicha empresa trabajaba mi bisabuelo y algunos miembros de su familia, por ello nos encontramos con el uniforme abotonado al cuello, estilo “mao”, que tienen seis personas de la foto. Además, podemos observar que casi todos los hombres van tocados con un gorro o boina muy característico de la época. Desgraciadamente, lo que ocurrió después dividió a nuestros vecinos, pues el ambiente e ideas revolucionarias prendieron en mi familia y mi bisabuelo fue despedido de la compañía de los “ingleses” por pertenecer a partidos de “izquierdas”. Añadir que también sus hermanos murieron (Francisco y José Falcón Jiménez) en la Guerra Civil en el año 1936.

Otro detalle importante de la celebración del bautismo es el lugar. Si observamos detenidamente están en la peligrosa curva de la vieja carretera a Sevilla, justo enfrente de la denominada Venta Paché, un lugar que, hoy en día, sería impensable estar un minuto sin peligro a ser atropellado. Es lógico pensar que las sillas y el mobiliario serían de la venta y el fotógrafo estaría apostado delante de la citada venta y se llevaría un buen rato para poder captar la imagen pues se tardaba unos minutos. Por ello, es imposible, casi como ahora, tener una imagen nítida del niño y claramente se le ve una cabeza doble por no permanecer quieto.

Lo que están tomando puede que sea un tipo de anís y, por supuesto, el que brinda por la nueva criatura es el supuesto padrino.

Gracias a las nuevas tecnologías se ha podido colorear y restaurar la fotografía pudiendo hacerse una idea más clara del feliz acontecimiento.

Algunas detalles de las caras de mis antepasados:

Primer plano de Encarnación Rivas Gómez, muy joven, pues en la fotografía tendría unos 24 años. Su familia era originaria de la ciudad vecina de Dos Hermanas
Alberto Falcón Jiménez, que no tenía gafas, pero que en la foto, al colorearla, aparece por un fallo técnico. Aquí tenía apenas 27 años. Murió muy mayor, con 82 años
Posible hermana de mi abuelo Alberto Falcón, Carmen o Julia
José Falcón Jiménez, con 23 años, que murió en la Guerra Civil
Francisco Falcón, el mayor de los hermanos de mi bisabuelo, que contaba con 29 años en la fotografía. También murió en la Guerra Civil

Sirva este pequeño homenaje a mis antepasados en unas fechas en las que nos acordamos de los que nos faltan y que nunca se apague esa llama en un lugar de nuestra memoria.

Compártelo

Alberto M. Falcón Olías

Podólogo, enfermero y profesor alcalareño